Magufadas históricas (II): qué rico está este radio

Hablando de elementos

La Ciencia y sus Demonios

PortadaCreo que nadie en su sano juicio puede negar los efectos nocivos que poseen las radiaciones ionizantes sobre la salud. En la mayoría de centros donde se almacenan o se trabaja con isótopos radiactivos se obliga al personal a pasar algún curso de protección radiológica para minimizar la exposición a la radiactividad. Hace bastantes años me tocó asistir a uno de esos cursos en el MIT, ya que iba a trabajar con isótopos de fósforo que se emplean experimentos de biología molecular. El curso fue muy completo, además de un repaso de las normas básicas de seguridad se incluía una visión histórica del tema, en la cual había una sorpresa.

La sorpresa me la llevé cuando me presentaron productos radiactivos de uso común durante los años 1920-1940. El primero era un reloj aparentemente normal, al apagar la luz de las manecillas se hacían visibles en la oscuridad; nada raro pensé…

Ver la entrada original 1.161 palabras más

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s