La tabla periódica de los elementos; el Cadmio y la enfermedad “itai-itai”

Hoy os traigo un nuevo elemento, dentro de la galería de los elementos que forman y dan gran parte de sentido a este, nuestro planeta, el cadmio. Además es un elemento intersante, pues esta dentro del denominado “pasillo de los venenos” de la tabla periódica. Si os interesan los elementos químicos os recomiendo encarecidamente el libro de Sam Kean (http://samkean.com/about), que dicho sea de paso, considero que tiene un don para divulgar ciencia a través de la escritura.(El libro en cuestión se llama La cuchara menguante).

la-cuchara-menguante-9788434413641

Pero vamos a lo que nos atañe;

Cadmio (Cd)

Su descubrimiento se le atribuye al alemán Friedrich Strohmeyer en el año 1817. De la palabra latina “cadmia” que significa “calamina” (carbonato de zinc) y de la palabra griega “kadmeia” con el mismo significado. Y es que el cadmio se encuentra en nuestra corteza terrestre habitualmente con el zinc, elemento que se encuentra encima del cadmio en la tabla periódica, lo que puede o no, ser casualidad.

Su extracción se comenzó a realizar, de manera inconsciente (pues no buscaban ese elemento) en extracciones mineras a lo largo del globo, pero nosotros, para nuestra historia, nos quedaremos con un lugar, y unas minas en concreto; las minas Kamioka en Japón. 

kamioka_1

Kamioka, Japón.

En estas montañas desde el 710 d.C (necesitamos una referencia temporal..) se produjo oro, plomo, plata y cobre fundamentalmente. Como no, las exigencias de la guerra ruso japonesa muchos años mas tarde ( 1904-1905) se tradujo en una mayor demanda de metales, entre ellos el zinc, frecuentemente utilizado para blindajes, aviones y munición. Como hemos dicho el cadmio aparece mezclado con este, y para purificar el zinc los mineros probablemente lo tostaban cual grano de café y lo lavaban con ácido, que al filtrarse se llevaba consigo el cadmio, desechos que posteriormente eran vertidos a ríos o sobre tierras…(maravillosas normativas ambientales de la época, sin saber exactamente qué se vertía ni la repercusión que podría tener…).

Los fabricantes de jarras adornadas utilizaron cadmio temporalmente, hasta que miles de personas empezaron a caer enfermas debido a que habían introducido algún zumo (ácido) en la jarra, que ayudaba a disolver el cadmio  (a día de hoy, uno de sus usos es el de revestir baterías y piezas de ordenador, de modo que lo tienes cerca!).

Fue a partir de 1912, cuando las autoridades sanitarias de Kamioka empezaron a darse cuenta de que en sus arrozales los agricultores enfermaban con terribles dolores al grito de “itai-itai!” (en español ay-ay!) con huesos que se tornaban frágiles cual barras de pan, llegando en muchas ocasiones a la muerte, imposibilitando además cualquier tarea diaria. Esto se explica porque el cadmio desplaza el azufre y el calcio, y de ahí la afectación osea citada. Otro problema es que una vez en el organismo, es prácticamente imposible librarse de él (pues haría falta toda una vida, y para entonces, estaremos muertos). Pero la guerra continuaba y la extracción de zinc también. Comenzaron a darse cuenta de que había un problema pero desconocían el origen.

foto silvia castro

Y fue Noburu Hagino quien se puso a ello, eso sí, una vez había pasado la guerra (1946).  Hagino elaboró mapas epidemiológicos de los casos itai-itai, y también uno hidrológico, que incluía un río que pasaba justo por las minas, las cuales vertían residuos de cadmio. Simplemente superponiendo ambos mapas se dio cuenta de donde estaba el foco del problema. Y tras analizar el arroz cultivado en la zona, Noburu se percató de que el grano del arroz era una esponja para el cadmio. Podríamos calificarlo, como un envenenamiento industrial, irresponsable, en masa.

Lo cómico del asunto, y símil para otros muchos casos, es que cuando Hagino publicó sus resultados la compañía “Minería y fundición Mitsui” negó toda culpabilidad, e intentó desacreditar a Hagino…( con dos… ) hasta que las pruebas se seguían sucediendo en una lógica aplastante sin fin, y un comité del gobierno nacional sentenció, desbordado por las pruebas, que el cadmio era el causante de la enfermedad itai-itai. A pesar de que hoy se sepan y tengan claros los efectos adversos de esta sustancia, ya veis que se ha llevado a muchos por delante.

Y eso, que como dice Sam en su libro, este no es, ni mucho menos, el veneno más potente del pasillo de los venenos… ni mucho menos…

Salud2

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s