Tratamiento con AntiCoagulantes Orales (ACO); aspectos nutricionales a tener en cuenta

Los anticoagulantes orales son medicamentos ampliamente prescritos en la actualidad; la prevalencia de ECV (Enf. cardiovascular), dislipemias y síndromes metabólicos es elevada, con un importante papel por parte de la nutrición, en la mayoría de los casos (por no decir todos). En muchas de ellas, es habitual recomendar a los pacientes un aumento en la ingesta de verduras/hortalizas y frutas dadas sus características nutricionales.

Sin embargo, pueden suceder interacciones alimentarias en aquellos pacientes con tratamiendo anticoagulante (acecumarol o warfarina habitualmente). Además debido al progresivo aumento en la esperanza de vida y la cotidianidad de las intervenciones quirúrgicas, es cada vez más habitual el uso de este tipo de medicación (más de 18.000.000 de estadounidenses están en tto con este tipo de medicamentos).

Warfarinasintrom

Sintrom, más empleado en Europa y Warfarina en EEUU.

Los ACO se encuentran dentro de la “familia” de medicamentos antitrombóticos; junto a antiplaquetarios y antiagregantes  empleados para evitar trastornos trombóticos, evitar o minimizar sus complicaciones, y restaurar la permeabilidad vascular con la consiguiente irrigación sanguinea. Nosotros nos centraremos en los ACO y en concreto los factores nutricionales a tener en cuenta.

¿Cómo actúan los ACO?

Los anticoagulantes orales son inhibidores de la vitamina K. Son fármacos derivados de la cumarina, que posee una estructura muy similar a la de la vitamina K. Esa similitud les permite impedir la transformación que sucede en el hígado, en el paso de vit. K inactiva (epóxido) a vit. K activa (hidroquinona) e impidiendo el resto de sucesos necesarios para la coagulación (factores de coagulación y proteínas anticoagulantes). Muchas personas desconocen que además de obtenerla a través de la dieta (Vit K1), la flora saprofita intestinal sintetiza parte de esta vitamina liposoluble (Vit. K2). Por otra parte muchos preparados y productos de herboristerías contienen mezclas de ambos enantiómeros, por lo que sería conveniente consultarlo y ponerlo en conocimiento de su médico si son consumidos.

img_01472_big

Tras la toma de la medicación el efecto no es instantáneo, haciendo efecto después de 24h (en el caso del acecumarol/Sintrom) – 36h (en el caso de la warfarina/Aldocumar) es decir, tiene un período refractario. Siempre ha de tomarse a las mismas horas y si un día se olvida; NUNCA  ha de doblarse la dosis (como no me tome ayer, hoy me tomo dos…). Hablando de una manera burda; “diluyen” o “fluidifican” la sangre, por lo que el mayor riesgo son las hemorragias. Aún así, son medicamentos con alta seguridad clínica y estos pacientes tienen que ser sometidos a controles periódicos. Cuanto peor sea el control, mayor riesgo de complicaciones.

La variabilidad de los sujetos (así como su alimentación) hace que las dosis sean variables, realizándose los cambios pertinentes tras la determinación del INR o ratio internacional normalizada con el objetivo de moverse en un rango predeterminado.

Valores elevados del INR indican que la fracción sanguínea es más “liquida” y por tanto mas fluida lo que aumenta el riesgo de hemorragias.

Valores bajos del INR indican que la fracción está más “espesa”, es menos líquida lo que aumenta el riesgo de padecer trombos.

 

amap-sintrom-3-3-2011-dscf7

Importante la “técnica” por parte del colectivo Enfermero a la hora de realizar la prueba, puesto que puede incidir en el resultado.

Los ACO no son excretados por la leche materna (aunque algunos estudios sugieren que pueden pasar en muy pequeñas cantidades, pudiendo inhibir la absorción de vit.K en el recién nacido) pero sí la barrera feto-placentaria, por lo que las mujeres embarazadas o en vistas a tener embarazos probablemente suspendan este tipo de medicación (siempre bajo supervisión médica).

 

¿Cómo influye la alimentación de mi día a día en este tipo de tratamientos? 

Si la medicación que usted está tomando es anticoagulante e inhibe la vit.K, aquellos alimentos con altos contenidos en este micronutriente revertirán el efecto de la medicación y su alto consumo se traduce en una disminución en los resultados del INR. Hablando mal de nuevo, pero para entendernos, “espesarían” la sangre dado su alto aporte en esta vitamina.

-Alimentos con alto contenido en Vitamina K (disminuyen INR);

2222

resff

 

¿Tengo que eliminar estos alimentos?

No; pero sería interesante que el paciente con esta medicación conozca que alimentos pueden influir en los resultados de la prueba INR y en la coagulación de la sangre, tratando de limitar el consumo de aquellos que tengan mayores contenidos de Vit. K; como espinacas, coliflor, té verde etc. (o bien aquellos que favorezcan la anticoagulación, como veremos a continuación).

– Alimentos antiagregantes (incrementan el INR);

Al igual que hay alimentos que revierten el efecto de los ACO, existen alimentos y hierbas medicinales que “fluidifican” o que potencian el efecto de la medicación (ACO); ya sea por ser antiagregantes plaquetarios, anticoagulantes o antifribrinolíticos por lo que su elevado consumo se traduce en incrementos del INR.

tb02-01

Frutas: uva negra (Vitis vinifera), piña (Ananas sativus)  y kiwi (Actinidia deliciosa). Fijaros que la piña aparece en los 3 efectos, cuándo probablemente  sea el kiwi la fruta más famosa con estas cualidades.

Hortalizas: el ajo (Allium sativum), la cebolla (Allium cepa), el cebollín (Allium schoeno rasum), el tomate (Lycopersicon esculentum) , el melón (Cucurbitacea cucumis melo) y la soya (Glycine max L).

Además, algunas hierbas medicinales,  la Vit.C (en el caso de la warfarina disminuyendo su capacidad de acción) y la vit E pueden repercutir en el INR;

Dibujo

 

 

Es importante que no se realicen cambios bruscos en la alimentación ya que repercutirá en el próximo control, por ejemplo, aumentar de la noche a la mañana el consumo de frutas, verduras y hortalizas mencionadas en busca de una alimentación más sana y equilibrada. Es preferible que ese cambio sea progresivo y gradual sin grandes cambios en la dieta en un espacio corto de tiempo.

Como hemos dicho, en estas patologías (y en la nutrición en general) es frecuente que se recomiende aumentar el consumo de estos grupos de alimentos (frutas y verduras/hortalizas) por lo que tener en cuenta las características de estos alimentos ayudará al profesional a formar mejor al paciente, y que este tome parte activa en su tratamiento, mejorando los resultados y su calidad de vida.

Graciela-Gil-de-Poo-acompañada-de-Damas-Voluntarias-de-la-Tercera-Zona-Naval-en-Hogar-de-Ancianos

 

Anuncios

2 Respuestas a “Tratamiento con AntiCoagulantes Orales (ACO); aspectos nutricionales a tener en cuenta

  1. Me parece super importante el tema de la alimentación en pacientes anticoagulados, estaría bien que en todos los centros de salud hicieran reuniones periódicas para tratar en grupo estos temas con los pacientes que quisieran acudir, porque el tiempo de consulta es demasiado limitado para tratar estos asuntos y resolver todas las dudas. Muy buen post!

    • Como me gusta que te guste ^^ . La verdad es que los que realizamos esas pruebas (enfermeros/as) nos damos cuenta de cómo varían esas cifras (INR), sin haber variado el tratamiento en un solo mg; en un alto % cuando son preguntados contestan que han empezado a consumir más cantidades de x alimento. Creo que puede ser una información muy útil para el paciente con este tipo de patologías, y de hecho es el motivo de realizar este post. Un abrazo!

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s