Dispepsia; aspectos nutricionales y farmacológicos

La  prevalencia  anual  de  la  dispepsia  en  los  Estados  Unidos  y  en  otros  países  occidentales  es  de aproximadamente 25%.

Esta cifra asciende al 40% si se incluyen los pacientes con pirosis. Sin embargo, menos de la mitad de ellos consulta al medico.

Aún así, la dispepsia genera entre el 2 y el 5% de las consultas a los médicos  de  atención  primaria  (MAP)  y  explica  entre  el  40  y  el  60%  de  las  consultas  por  molestias gastrointestinales.

dispepsia

¿ Qué es una dispepsia ?

Según los Criterios de Roma (Roma III), la dispesia se define como cualquier dolor o molestia localizado/a en la región gastroduodenal. La duración de los síntomas no está especificada, aunque deben haber ocurrido al menos un 25% de los días, durante las últimas 4 semanas.

El dolor puede estar asociado a una sensación de plenitud en la región abdominal superior, saciedad precoz, distensión, eructos, náuseas y/o vómitos.

male torso, pain in the abdomen

Los síntomas pueden ser continuos o intermitentes, y no guardan necesriamente relación con la ingesta. El dolor localizado en los hipocondrios no se considera característico de la dispepsia. La pirosis y la regurgitación, síntomas dominantes de la ERGE (enfermedad por reflujo gastroesofágico), no se contemplan en la definición de dispesia.

El comité hace especial énfasis en la diferenciación entre ardor epigástrico (considerado como un síntoma dispéptico) y pirosis (considerado como un síntoma de enfermedad por reflujo gastroesofágico o ERGE), aunque ambas circunstancias pueden coincidir y algunos pacientes con dispepsia funcional tienen además RGE (reflujo gastroesofágico).

Se diferencian;

1. Dispepsias orgánicas; aquellas con una causa orgánica o metabólica identificada en las que si la enfermedad mejora o se elimina también mejoran o desaparecen los síntomas dispépticos. Entre ellas están la enfermedad ulcerosa péptica, el cáncer gástrico, las enfermedades biliopancreáticas, las relacionadas con medicaciones y otras.

2. Aquellas en las que no existe una explicación identificable de los síntomas. Ésta es la llamada dispepsia funcional, y que también ha recibido otros nombres como dispepsia no orgánica, dispepsia idiopática y dispepsia esencial.

3. Aquellas en las que no se ha realizado un estudio (dispepsia no investigada), básicamente endoscópico, que permita establecer fehacientemente si existe o no una causa orgánica de la dispepsia. Esta categoría no es infrecuente ya que en muchos casos no será absolutamente necesario realizar exploraciones complementarias si no se cumplen criterios de edad ni hay síntomas o signos de alarma.

¿ Como se diagnostican ?

En primer lugar, el diagnóstico de dispepsia ha de ser clínico; ello exige una minuciosa historia clínica y una cuidadosa exploración física. Debemos tener presente que las patologías que con mayor frecuencia producen síntomas dispépticos son la úlcera gástrica o duodenal, el cáncer de estómago y la dispepsia funcional.

Los antecedentes de síndrome constitucional, masa abdominal o anemia orientan más hacia el cáncer gástrico mientras que una historia prolongada de dolores episódicos hace más probable el diagnóstico de dispepsia funcional o úlcera péptica, siendo más frecuente esta última cuando el dolor aumenta por la noche y se alivia con la ingesta.

distension-abdominal

 

Cuando la clínica y la exploración física no permiten un diagnóstico relativamente preciso, el siguiente paso consiste en la visualización del tracto digestivo superior, siendo la endoscopia la prueba diagnóstica más recurrida. 

 La endoscopia es mucho más sensible y específica que la radiología de bario y, además, permite la toma de biopsias. Dado el coste de esta técnica, su uso en todos los pacientes dispépticos ha sido objeto de gran controversia. Se recomienda practicarla sólo en pacientes dispépticos mayores de 45 años (en los que la posibilidad de un origen orgánico es mayor), en quienes presentan síntomas o signos de alarma y en aquellos que no responden al tratamiento empírico. La realización inicial de un estudio endoscópico permite el diagnóstico etiológico con el consiguiente efecto tranquilizador para el paciente (y por supuesto para el médico).

(*Se estima que la erradicación de la H.Pylori solo beneficiaría al 8% de los afectados por dispepsia 1)

endoscnou1

¿ Qué aspectos nutricionales y recomendaciones tengo que tener en cuenta ?

 – Se debería evitar  el tabaco, el alcohol y los fármacos antiinflamatorios.

– Debe aconsejarse comer despacio y masticar adecuadamente para favorecer el procesamiento gástrico de los alimentos, dedicándole el tiempo necesario a la toma de alimento.

– De igual modo, el proceso del vaciamiento gástrico (de hallarse alterado) puede mejorar si se ingieren comidas frecuentes y pequeñas,

– Así mismo, tratar de evitar los alimentos muy grasos y técnicas como la fritura con exceso de aceite, el rebozado o algunas salsas.

Es importante recordar que muchos pacientes con dispepsia funcional no precisan de ningún tratamiento farmacológico. Lo que algunos necesitan es que se excluya la existencia de enfermedades orgánicas graves y se les tranquilice. Aquí, el apoyo psicológico es fundamental.

¿ Qué aspectos farmacéuticos tengo que tener en cuenta ?

Fármacos que actúan sobre el ácido gástrico: No hay evidencia de que la secreción ácida gástrica esté alterada en los pacientes con dispepsia funcional. Existen, no obstante, algunos datos que podrían indicar que los pacientes dispépticos son más sensibles al ácido. En cualquier caso, los fármacos dirigidos a actuar sobre el ácido han sido enormemente utilizados en esta patología. Así, en lo que se refiere al tratamiento con inhibidores de la bomba de protones su eficacia parece estar del 50% al 60%; son más útiles en la dispepsia funcional de tipo ulceroso que en la de tipo dismotilidad, y aún más en presencia de pirosis (aunque estos pacientes actualmente no se incluyen bajo el epígrafe de dispepsia funcional).

stomach

Fármacos que actúan sobre la motilidad digestiva. Los fármacos procinéticos se han utilizado mucho en la dispepsia funcional en base a la evidencia de que un subgrupo de enfermos tiene hipomotilidad del estómago con vaciamiento gástrico enlentecido. La utilidad de los procinéticos parece ser mayor en la dispepsia funcional tipo dismotilidad que en la de tipo ulceroso. Por otra parte, la evidencia de que en un considerable número de pacientes con dispepsia funcional existe una disminución de la relajación del fundus gástrico durante la ingesta, y que ésta se correlaciona con la saciedad precoz, ha llevado a investigar fármacos que aumentan la relajación del estómago. Entre ellos se encuentran el sumatriptan (un antagonista 5HT1), la clonidina (un agonista a2-adrenérgico), la paroxetina (un inhibidor de la recaptación de serotonina) y los donadores de óxido nítrico. Su utilización clínica no ha sido autorizada y se precisan más estudios para demostrar su eficacia.

Fármacos que actúan sobre la percepción visceral. Intentando disminuir la hipersensibilidad visceral que padecen algunos pacientes con trastornos funcionales digestivos, se han ensayado diferentes fármacos con acción hipoestésica.  Los análogos sintéticos de la somatostatina (por ejemplo, octreótido) también reducen la sensibilidad visceral pero su utilidad en la dispepsia funcional se ve dificultada por la ausencia de medicación oral.

Fármacos antidepresivos, ansiolíticos y psicoterapia. Algunos trabajos han demostrado la utilidad de los antidepresivos (tanto los tricíclicos como los inhibidores de la recaptación de serotonina) en el tratamiento de la dispepsia funcional. Los ansiolíticos sólo están indicados en presencia de alteraciones psicofuncionales asociadas.

insomnio-336x250

Erradicación de Helicobacter pylori. No existen datos convincentes de que la infección por H. pylori sea un factor patogénico en la dispepsia funcional. Tampoco hay unanimidad en lo que se refiere al efecto de su erradicación y la mejoría sintomática parece ser escasa.

Elección del tratamiento. Dado que la dispepsia funcional es un síndrome heterogéneo con diferentes posibilidades patogénicas, es improbable que un único tratamiento beneficie a todos los pacientes.

incertidumbre-1

 

 

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/18062157

http://www.revistagastroenterologiamexico.org/es/dispepsia-funcional/articulo/13187344/

http://www.ocw.unc.edu.ar/facultad-de-ciencias-medicas/unidad-de-apoyo-de-farmacologia-1/actividades-y-materiales/dispepsia

Anuncios

2 Respuestas a “Dispepsia; aspectos nutricionales y farmacológicos

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s