Mi sala de espera es particular

sala-de-espera

Hay mucha tela que cortar en el amplio mundo de las salas de espera. Y precisamente tela, es lo que menos suele haber. Suele haber asientos (de todo tipo), alguna flor artificial, pocas ventanas, mucha gente y cada vez más; televisores. Ese amigo fiel que nos ameniza la espera a la sopa boba, mientras otros vamos a toda prisa debido a los 10 min. entre paciente y paciente. Al fin y al cabo es una manera de entretener y mantener al personal algo menos tenso… al menos en teoría.

Mi sala de espera, no tiene nada especial; simplemente que yo trabajo en ella y por ello es particular, desde mi punto de vista. Eso sí, no se libra de todo tipo de situaciones en las que personal, pacientes, familiares o gente que pasaba por allí se convierten en actores y actrices. Por lo general, para hacer una película propia del género: drama.

SALAS_DE_ESPERA_WEB

 

Se han visto, oído y rumoreado todo tipo de situaciones y anécdotas en torno a las salas de espera. Desde fantasmas con volantes hasta fotos de personas que, aburridas de esperar, quedaron invadidas por Morfeo. Más de un celador asegura haber visto a personas dormir a lo largo de los asientos, y levantarse con ángulos de espalda imposibles, para tomarse un café.  Las salas de espera, son como las uvas; todos nos hemos “comido” alguna, alguna vez…

Además hay muchos patrones que se repiten, pero hay uno en concreto que me llama poderosamente la atención; el o la señor/a que te pregunta a qué hora tienes la cita. Esta “triquiñuela”, es de las más viejas que puedan existir, probablemente, de entre todas las que pululan por la sanidad. Reconozco que habitualmente, en mi caso, sucede con el género femenino. El caso es que es un patrón que se repite, da lo mismo que estés en un hospital, en un dentista o en la charcutería.

placa_pictograma_se_587

 

Pero como casi todo, tiene truco; y lo más sencillo es responder adelantándote la hora de tu cita 15 min. Sino, ella dirá que tiene la hora de la cita 10 min. antes y hará lo posible por pasar delante. Aunque después no tenga otro plan que ir al bingo.

A día de hoy desempeño mi labor en una clínica privada,  y las personas que acuden a mi consulta saben que van a ser pesadas. Es el momento de ver los frutos del esfuerzo y cerciorarse de que no estamos tirando nuestro dinero a la basura. Esto suele dar lugar (habitualmente también en mi mujeres, en mi caso) a un estado de ligera tensión y a lo que yo denomino; “El ritual”.

wc

El ritual no es otra cosa que ir, una y otra vez al w.c en busca del mayor número de micciones posibles mientras se está esperando. El objetivo no es otro que quitarse peso (al menos en teoría) antes de subirse a la palestra e intentar reducirlo lo máximo posible. Bueno, veamos si esto es cierto o no, y porqué.

Teniendo en cuenta que la fisionomía del hombre y la mujer difieren;

-En un varón adulto, la capacidad vesical máxima varía entre los 500 y 600 ml.

-En las mujeres adultas la capacidad vesical máxima está entre los 600 y 800 ml.

anatomia2

Esto en gramos, suponen como máximo 600 y 800 gr, respectivamente y teniendo en cuenta que es la capacidad máxima. El volumen de la micción evidentemente se ve influenciado por factores como el último vaciado o la toma de fluidos (lo cual también nos haría ganar peso en agua). A partir de la primera micción la cosa se pone difícil, a no ser que uno beba mucho más, un sinsentido en este caso.

Una micción normal (con deseo de orinar) suelen ser fácil 150-200 ml (gr) y  pueden iniciarse micciones, con 50, 100 o 200 ml  aun sin tener un deseo miccional franco. Lo lógico es que si hemos meado hace 5 minutos no consigamos grandes cantidades en los viajes posteriores.

Siendo generosos, y suponiendo que pierden 0’8 kg teniendo la vejiga a punto de estallar; es una cantidad irrisoria, si la comparamos con los resultados de personas algo más constantes y que no dependen de milagros de última hora. Además, la pérdida es líquido y las básculas presentes en la mayoría de consultas, calculan el peso (kg) tanto de masa magra/grasa como de agua corporal.

Pero shhh, es un gran secreto y eso, ocurre fuera de las salas de espera. Espero que hayan disfrutado lo mismo que yo con esta entrada!

tabla

 

http://escuela.med.puc.cl/publ/manualUrologia/UrologiaFemenina.html

http://www.astrolabio.net/canal/contenido/capacidad-volumetrica-de-la-vejiga-1011889.php

http://kidney.niddk.nih.gov/Spanish/pubs/yoururinary/index.aspx

 

Anuncios

2 Respuestas a “Mi sala de espera es particular

  1. ¿Cómo narices funcionan las básculas que te dan la proporción de grasa corporal? son fiables?

    Tu entrada me ha recordado a una embarazada a que llegó a consulta con casi 5kg ganados en un mes. Según ella, es que ese día había bebido mucha agua… 5 litros? ¬¬

  2. Son muy fiables, (y valen pasta) con un 5-6% de porcentaje error (q no es mucho) con respecto a los “estándar oro” , las pruebas más fiables. El funcionamiento es una pequeña descarga/impulso eléctrico, midiendo la bioimpedancia o resistencia que realizan los diferentes tejidos, y la fluidez del agua corporal.

    Por cierto a mi el otro día me llego una que ya llevaba 6 kg en el 2º trimestre … Un abrazo!

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s