El limbo de los Alimentos Funcionales;

¿Qué es un alimento funcional? Un alimento funcional es aquel, que además de aportarnos nutrientes, ha demostrado científicamente que afecta de manera beneficiosa a una o varias funciones del organismo, mejorando la salud y la afección de enfermedades.

Sin embargo, por sí sola, esta definición es demasiado general. Deberíamos diferenciar, a su vez;

1) Aquellos alimentos que por sus nutrientes han demostrado beneficios científicamente demostrados, alimentos que contienen determinados minerales, vitaminas, ácidos grasos o fibra alimenticia ( como frutas, verduras,  soja, los granos enteros y la leche).

2) Aquellos alimentos que además de llevar nutrientes, han sido desarrollados/fortificados, para poseer un componente activo que sea beneficioso para la salud. Este grupo, cada día es más inmenso, y son muchos los que se suben al carro de los alimentos funcionales. Algunos ejemplos de alimentos funcionales podrían ser; la adición de fitoquímicos, antioxidantes, fitoesteroles y probióticos que por su desarrollo e implicación microbiana se englobarían dentro de este sub-grupo.

homero-pensando

 

Las empresas de la industria alimentaria saben de lo que hablo. Pero muchos de los consumidores (un gran %) probablemente no. Invierten grandes sumas de dinero en investigación, desarrollo y mejora de este tipo de productos que han supuesto un auténtico “boom” en el mercado alimentario durante las últimas décadas. No hay que olvidar, no obstante, que esos aspectos beneficiosos de estos alimentos pueden ayudar, y de hecho ayudan, a mejorar la salud, metabolismo y afección de enfermedades de muchas personas. Y el que no se haya tomado un yogurt cuando ha estado pachucho y vomitando el día anterior que levante la mano…

Pero entonces, un salmón por tener grasa cardio-saludable, es un alimento funcional; igual que lo es un yogur líquido con estanol-esteroles añadidos, no?

images (2)

Ambos, son alimentos funcionales, según la definición. Lo que ocurre, es que vender un salmón, tal cual, no genera tantos beneficios como descubrir un compuesto activo biológicamente saludable, patentarlo, añadirlo a una matriz y venderlo en masa con márgenes de beneficio. Sin contar con la publicidad, y los recursos que se destinan para promocionar tal alimento funcional. Pero sin embargo, la alegación a la que aspiran es la misma. Y además, de nada sirve comprarse un Danacol, si tu alimentación sigue siendo mala, y tu ejercicio es nulo…

Con esto quiero decir, que son muchos los alimentos que han demostrado ser beneficiosos para x o b; y por tanto, entrarían dentro de la defición de alimentos funcionales. Como he dicho antes; muchas frutas, muchos de los frutos secos, muchos de los cereales y granos, muchas de las verduras y el grupo de los lácteos.

IMG_434041_P

Por tanto; no olvidemos algo básico; muchos de los alimentos en su estado original son funcionales, sin necesidad de haber sido fortificados con ningún compuesto/componente activo. De hecho algunos alimentos continen más compuestos beneficiosos que otros enriquecidos, en su relación precio-compuesto beneficioso. El beneficio de los alimentos funcionales, tiene que estar incluido en un marco de alimentación equilibrada y buenos hábitos. Con lo cual, de nada sirve tener un mercado abarrotado de alimentos funcionales, si nuestros hábitos de vida y alimentación van en detrimento.

Los alimentos fortificados, un filón;

Es lógico que las empresas se dejen la vida en ello y se rebanen los sesos buscando fórmulas mejoradas, o la manera de mejorar su producto. Pero, como casi siempre, el gran perjudicado es el consumidor. Éste párrafo del “European Food Information Council” refleja el problema a la perfección:

“Sería necesario que un marco regulador protegiera a los consumidores de las atribuciones de propiedades falsas o confusas, y que además pudiera responder a las necesidades de la industria en cuanto a innovación en el desarrollo de productos, su comercialización y su promoción. Para que los alimentos funcionales puedan aportar todos los beneficios posibles para la salud pública, los consumidores tienen que comprender bien y confiar en los criterios científicos utilizados para documentar sus efectos y atribuciones beneficiosas.”

descarga (4)

A diferencia de Japón (de donde originalmente proviene el concepto de alimento func.) la Unión Europea no cuenta con una clasificación de “Alimentos para uso específico de la salud”, debiendo ser previamente aceptadas por el Ministerio de Salud. En Europa la opinión generalizada es que las alegaciones de salud deben estar adecuadamente corroboradas para proteger al consumidor, fomentar el comercio justo y potenciar las investigaciones y la innovación en la industria alimentaria. Sin embargo, esta posición, poco favorece al consumidor, que ve frente a él opciones alimentarias que pueden publicitar como científicas, alegaciones beneficiosas que no tienen porqué cumplir en la práctica como alimentos (no por añadir una vitamina X adquiere X propiedad).

Por ello, otro de los escrutinios que pasan este tipo de alimentos son las revisiones y los health claims por parte de la EFSA (European Food Safety Authority). Es su panel de expertos el encargado de revisar esos alimentos, las alegaciones que hacen, y si realmente su producto las cumple. Considero fundamental que existan organizaciones como la EFSA, pero siendo críticos, es ir siempre por detrás; una vez el producto está en el mercado, se ha investigado en él, y está dando ya sus frutos a empresas que se frotan las manos; los ejemplos han sido varios (como el danaten de Danone, o el tener que cambiar alegaciones o esloganes de productos). En muchos casos, en vez de decir “el daño está hecho”, sería más correcto decir que “el beneficio ya está ganado” y lo que tienen que hacer en la mayoría de casos es cambiar una alegación, un etiquetado o a lo sumo, retirar un producto (con el daño a la imagen de la marca que eso supone). Es necesario, pero a su vez es estar jugando al gato y al ratón con las empresas día a día.

danone_logo_full_es

El imperio Danone;

Sin duda, uno de los ejemplos más cercanos y que mejor refleja la importancia que supone este mercado; es Danone. Este gigantesco “danonino” empresarial tiene € a rabiar, y mientras algunos dietistas-nutricionistas promocionamos en consumo de productos locales o cuyo beneficio quede en nuestra economía, los análisis de los mercados no dejan lugar a dudas y muestran que no dejamos de darle pasta a esta empresa, con sede en Francia. A pesar de nacer originalmente en el barrio del Raval en Barcelona

Hagamos un repaso, de los numerosos productos que esta empresa ha desarrollado en este sector;

descarga

-Originalmente se llama yogurt “Bio” de danone, pero tuvieron que cambiar el término “Bio”, todo un reclamo en los productos alimenticios y actualmente se llama “Activia”.

49814_preview

-Danone retira su producto “Danaten”, que aseguraba mejoras en la tensión arterial en un margen de un par de semanas.

danonedensiafortenatural

 

“Densia” con “calciforte” es uno de sus últimos hits que esta arrasando entre señora/es mayores… lo del calciforte viene a ser la misma estrategia que el “inmunitass” del actimel. Calcio – fuerte es lo que quieren que interpretes.

descarga (1)

 

-El “Actimel” con L.Casei Inmunitas pasó a mejor vida, ya que lo de inmunitas iba con “rintintín” por aquello del sistema inmunológico, cuando el L.Casei se sabe que actúa de manera beneficiosa a nivel gastrointestinal… es la vitamina D la que actuaría en la inmunidad en todo caso, y ese es otro cantar… aún así ellos siguen publicitándose y preguntando a la gente si “sus defensas han desayunado”…

banner_que_es_danacol111

 

-El Danacol; su publicidad se basa en amedrentar, con el colesterol y las enfermedades cardiovasculares como estandarte. Lo cierto es que lejos de contener 2 gr de compuesto activo (lo recomendado al día según la EFSA para obtener beneficios del estanol/esterol) , contiene cantidades de 1’5-1’6 gr por botellín, de mayor tamaño y con más yogurt y menos compuesto activo que otros productos parecidos, lo que aporta un beneficio mayor a este coloso.

Además Danacol ha hecho más fichajes para publicitarse que “la Roja”; Vicente del Bosque, Indurain, Iñaki Perurena, y al cantante Raphael, que yo sepa claro.

372088129_640danacolsshot-11descarga (2)descarga (3)

 

Es así como consiguen que la gente ni siquiera sepa, que no es el mejor de su mercado, e incluso que llamen a todos los reductores de colesterol por su nombre, “danacol”. El dinero que gastan en marketing y publicidad refleja la importancia que tienen estos productos en su facturación.

 

Anuncios

4 Respuestas a “El limbo de los Alimentos Funcionales;

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s