El eterno incendio de Centralia

Centralia fue un antiguo pueblo registrado en 1866, en la zona este de Pensilvania (EE.UU) con cerca de 1.100 residentes y 545 familias. Tenía todo lo que un pueblo de la época pudiese necesitar; hoteles, casas, iglesias, sus propias escuelas con educación primaria y secundaria, muchos bares y sobre todo minas.

286px-Map_of_USA_PA.svgUbicación de Pensilvania 

Fueron las minas de carbón las que hicieron que este pueblo prosperara, al menos hasta la década de 1960. Las minas ofrecieron muchos puestos de trabajo, y sus trabajadores sedientos acudían después a los bares con el único objetivo de refrescarse y beber algunos tragos. Las familias tenían sus trabajos en tiendas/comercios y los niños iban a la escuela.

strip-mining1963Mina Centralia

Pero no era carbón exactamente lo que extraían de las minas, sino un carbón mineral llamado: Antracita.

La antracita es un mineral que posee más carbono (elemento químico) que el carbón habitual, lo que le permite tener una mayor temperatura de fusión (ya hablamos de ello en otras entradas como en La Tabla Periódica…). Es de color gris – negro acero, con algunos destellos brillantes. Comparado con otros carbones es poco contaminante y de alto valor calorífico, además de destacar por su bajo contenido en humedad.

 1280px-Ibbenbueren_AnthraciteMuestra antracita

Afortunada o desafortunadamente, el pueblo de Centralia se ubica encima de una zona muy rica en este mineral donde se encontraba una placa de varios km de extensión y que se estima que contiene (o contenía) el 97 % de  la cantidad de este mineral correspondiente a los EE.UU.

Todo cambió para sus residentes, cuando el verano de 1962, un pequeño incendio comenzó a arder en una mina de Buck Mountain, al sudeste del pueblo. Según se cree, su origen fue accidental, pero fue lo suficiente para que la antracita empezase a arder y a coger calor. El fuego, comenzó a expandirse por dentro de la tierra, calentándose cada vez más y más antracita, que a su vez liberaba gas metano y otros nocivos derivados del sulfuro, mientras consumía oxígeno. Además, el gas metano favorecía que el fuego se expandiera con facilidad. A esto se le denomina; fuego minero.

images

En un principio al no afectar al pueblo, algunos incluso veían llamas salir de la tierra y acudían al lugar para tostar salchichas o hacerse un huevo, dado lo excepcional de la ocasión (el ser humano es maravilloso…). Lo que quizás no imaginaban, era que el fuego no se iba a extinguir (dada la temperatura a la que llega la antracita, los gases que se liberaban y el oxigeno que seguía obteniendo) y fue cuestión de tiempo que el incendio llegase al pueblo.

MineFireExpanse2006Expansión fuego minero

No era un incendio convencional, sino que el fuego iba expandiéndose, año tras año. En la imagen se puede observar la progresión de 1989 y la de 2006 (y el punto aproximado de origen, en 1962). El incendio subterráneo seguía avanzando hacia el pueblo, que veía como sus carreteras y  casas se resquebrajaban, mientras la tierra sudaba gases tóxicos, nocivos para la población. Según los lugareños, era como si el infierno estuviese ascendiendo a la superficie.

150721885-cb0e8e11-7bae-4a05-91a0-a405d4d5136b

La situación se hizo insostenible, y los intentos de sofocar el fuego con agua desde la superficie o minas eran inútiles, por lo que el pueblo finalmente fue abandonado y sus familias realojadas, quedando en la actualidad un pueblo fantasma y 10 vecinos (según la wikipedia y sin estar del todo claro). Lo mejor de todo es que el incendio sigue activo y se calcula que dispone de “combustible” para hacerlo durante 250 años más, nada más y nada menos…

Aquellos que a día de hoy, se acerquen a Centralia se encontrarán en la entrada a la carretera un cartel como este:

CentraliaSign

A día de hoy, sólo hay un organismo capaz de vivir en pleno incendio, y es una bacteria termófila, que se llama “Desulfovibrio desulfuricans” capaz de emplear la antracita como fuente de energía, liberando sulfuros en un incendio que durará, probablemente siglos 1. A pesar de no poseer tanta temperatura como en sus inicios, aún se pueden ver los gases y vapores salir de las grietas y carreteras.

De hecho, y a modo de curiosidad para finalizar, se dice que la empresa de vídeo-juegos Konami se inspiró en Centralia para ambientar su juego de terror; Silent Hill, un pueblo fantasma con una constante niebla y las carreteras resquebrajadas. Espero que hayan disfrutado de la entrada!

images (1)

http://es.wikipedia.org/wiki/Antracita

http://www.offroaders.com/album/centralia/study/ESL201Paper.htm

Anuncios

2 Respuestas a “El eterno incendio de Centralia

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s